¿Qué es un simbiótico?

Es un producto que contiene una combinación de prebióticos y probióticos. Su objetivo es que la flora bacteriana beneficiosa se instale en el intestino y se desarrolle sin problemas. El prebiótico sirve de alimento y fuente de energía al probiótico (microorganismos vivos beneficiosos): así se asegura el equilibrio de la flora o microbiota intestinal.

¿Qué es un probiótico?

Se conoce popularmente como probióticos a los productos que aportan microorganismos vivos al organismo y que tienen efectos saludables por su acción sobre la flora intestinal, ya que fomentan el crecimiento de bacterias saludables como lactobacilos y bifidobacterias, dificultando la proliferación de las bacterias perjudiciales. Hay que diferenciar entre los productos que aportan probióticos de manera natural (ejemplo: los yogures y leches fermentadas) y los complementos alimenticios que contienen mayor cantidad y variedad de cepas beneficiosas.

¿Qué es un prebiótico?

Los prebióticos son el alimento de los probióticos. Sin prebióticos en el organismo, los probióticos no acabarían de colonizar el sistema digestivo. Los prebióticos fundamentalmente provienen de fibra no asimilable por el organismo. Si el organismo la consume, se promueve el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino; si hay escasez de fibra en la dieta, se suelen apreciar cambios en la flora intestinal.

Los prebióticos más usados son los fructooligosacáridos (FOS), fibra soluble rica en fructosa, que nuestro cuerpo no es capaz de digerir, pero cuya fermentación en el intestino grueso sirve de alimento a los lactobacilos y bifidobacterias. Se encuentran de forma natural el determinados alimentos (cebolla, ajo…). También existen complementos alimenticios que contienen prebióticos.

Hay una gran cantidad de productos con probióticos y prebióticos en el mercado y entre ellos grandes diferencias. Para una buena elección, es clave priorizar aquellos con evidencia científica. Es muy importante que estén respaldados por estudios que hayan demostrado su eficacia en situaciones concretas en población general.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *